ÚLTIMAS NOTICIAS

Nupcias de Bella Boruga y el jorobado de Nuestra Señora de la Paz.

Por: Fabio Dickson

…Viene de la edición 37

Los curiosos se apretujan y se empujan, caen, se revuelcan en la greda, se abren paso a codazos, a hijueputazos, para no perder detalle de Boruga vestida de maja, deslumbrante, destacándose entre los ricachones patrones de las seis familias dueñas de almacenes, de todos los animales, de todos los destinos, de todos los allí presentes y de los que vendrían después hasta el fin de los tiempos de los días de la historia de aquel lugar.

De la manera más decorosa posible, los contrayentes consiguen apretujarse en aquella pequeña nave en compañía de los padrinos que para tal fecha serán el alcalde y la primera dama, como amerita la ocasión. La avioneta decola trabajosamente llevando consigo su preciosa sobrecarga y una hora después hace su acuatizaje en la gran laguna de Caballo de la Cocha, donde otra pequeña multitud de lugareños indígenas observan en silencio la extraña escena de ese camino de rojo fulgurante que se alarga del puerto hasta la balsa de atraque del pequeño avión, para luego ver como con gran dificultad una figura blanca de entretelas y encajes consigue librarse de la apretada cabina, y a los trancos y jalonazos arrastra su largo traje por el prolongado y afelpado trayecto, donde en actitud solemne los espera la comitiva civil que en escasos dos minutos los despacha marido y mujer, a los ya famosos contrayentes del hermano país vecino.

En una rápida revuelta, recién casados y, padrinos se precipitan a la aeronave que aun no apaga sus motores, y en un abrir y cerrar de ojos desaparecen entre los nubarrones del invierno selvático que amenaza con tormentas no anunciadas.

Atrás en la gran isla de los primates, la festanza y la rumba van bien adelantadas, corre el whiskey y el champan, los licores más finos y la música a todo tronar, deliciosos platos de las mejores carnes y aves son devoradas con avidez, sin dispensar  el caviar arrancado de las bandejas a manotazos como si fuera la comida más vulgar; nadie parece darse cuenta cuando ese pequeño puntito luminoso aparece en el cielo canicular, hasta que el rugido de los motores sacan a todo el mundo de la ensoñación y de la tragantina y en actitud culpable los dorsos de ochentaiseis manos se limpian a las bolandas grasientas fauces aun no satisfechas, todavía con el bocado entero, se lanzan a dar la bienvenida a los anfitriones ya casados: abrazos hipócritas dejan grandes manchas de manos y dedos en el traje inmaculado de la señora Boruga y en el sacoleva del jorobado Alberto, que entre sonrisas, besos húmedos y mantecosos, casi de manera aérea son encaminados al grueso de la gran celebración.

Ya entrada la tarde la gran mayoría acusaba señales de profunda y belicosa beodez, y entre eructos y pedos, poco a poco fueron cayendo a los brazos amables de las hamacas de Chambira instaladas para tal efecto en el barco la flecha, que comenzó a lanzar pitidos de embarque para los distinguidos invitados que aun rezagaban repelando ollas y sartenes en las ya esquilmadas cocinas y despensas; algunos con botellas a medio beber y con los bolsillos repletos de dulcería y pedazos de comida escabullidos de prisa, abordaron la bulliciosa nave fluvial pronta para hacer el regreso, mientras allá atrás, la flamante novia inquiría a su recién adquirido esposo por el lugar de la próxima luna de miel, y él sin dudarlo un segundo responde: - amor de mi vida, nos entregaron esta isla paradisíaca con todos sus empleados y cocineros para los días que queramos-. A lo que ella sorprendida y repudiando la oferta respondió: - ¿usted me cree loca, que me voy a quedar en este monte?- y al tiempo que  lanzaba a la cara el manto y la argolla de oro macizo y de gran diamante al incrédulo JOROBADO DE NUESTRA SEÑORA DE LA PAZ, dio ella un gran brinco y cayó al interior de LA FLECHA ordenando: - proa de vuelta a casa capitán que este matri aquí terminó.-

El jorobado quedó en la isla tres largos meses flotando en los vapores del alcohol y termino por lanzarse de una canoa a lo más profundo de las aguas del rió, cargado con cuatro pesadas cámaras fotográficas que le sirvieron de lastre. Su cuerpo nunca fue hallado.
 
Copyright © 2014 AMAZONAS BLOG Share on Blogger Template Free Download.