ÚLTIMAS NOTICIAS

Solo 12 policías combaten a narcotraficantes del Trapecio Amazónico

Miembros de la Marina detienen una lancha en el río Callarú, afluente del Amazonas, pero no pueden efectuar interdicción, a pesar de la mínima presencia de la Policía.
Tierra de nadie. Ochenta toneladas anuales de cocaína trafican las mafias con destino a Manaos (Brasil).
Pero la base policial peruana en la zona cuenta solo con una lancha para perseguir a los narcos, por eso en lo que va del año no se ha conseguido incautar ni un solo gramo de droga.
Doris Aguirre.
Leticia, Colombia.




El coronel de la Policía colombiana Gilberto Pinilla Gómez conoce perfectamente el movimiento de las mafias de la cocaína que transitan por esta zona, en la que confluyen las fronteras de Brasil, Colombia y Perú. El Trapecio Amazónico. Desde hace tres años el coronel Pinilla se desempeña como jefe del Departamento de la Policía de Amazonas, con cuartel general en Leticia. Por eso, preguntado por el narcotraficante más importante del lugar, el coronel Pinilla no dudó en identificarlo de inmediato. "Es un peruano que se hace llamar 'Chocolate'". "Chocolate" es Jesús Ardela Michue, "El Todopoderoso". Los pobladores del Trapecio Amazónico tienen miedo al escuchar pronunciar ese nombre o apelativo.
"Chocolate" es hermano menor de Jair Ardela Michhue (modificó su apellido añadiéndole una "h"), un poderoso narcotraficante que dominó el Trapecio Amazónico durante una década hasta que resultó capturado por la Policía peruana en la localidad de Islandia, próxima a la frontera con Brasil, el primero de marzo de este año.
El mismo día Jair Ardela fue entregado a la Policía federal brasileña porque tenía diez pedidos de captura por encabezar una organización internacional del narcotráfico y se le atribuyen 25 asesinatos en territorio del Brasil. Desde esa fecha está preso en un penal de Manaos. Por intercambio de inteligencia entre la Policía peruana y brasileña, se ha detectado que desde la cárcel Jair Ardela continúa al frente de la mafia por intermedio de su hermano Jesús Ardela, "Chocolate". La Policía antidrogas de Santa Rosa, una isla en el río Amazonas que representa el último poblado peruano que limita con Colombia, confirmó que "Chocolate" ha tomado las riendas que ha dejado Jair Ardela. La Policía lo sabe porque los hermanos Ardela tienen el mismo estilo de resolver sus negocios ilícitos: asesinan a quien se les interponga en el camino. Por eso pronunciar Ardela espanta a los pobladores del Trapecio Amazónico.
LOS MANDAMASES
"Cuando capturaron a Jair Ardela, en esta zona regresó la tranquilidad. En el tiempo que controlaba el narcotráfico en la triple frontera, los secuestros, los homicidios y las extorsiones eran pan de cada día. Solamente se respiraba temor. A la semana aparecían uno o dos cadáveres flotando en el río. Todos sabían que había sido la gente de Jair. Pero nadie decía nada", explicó el coronel Gilberto Pinilla, en Leticia.


"Jair era considerado por nuestra Policía como 'El Todopoderoso' porque manejaba la red del narcotráfico. Y si alguna organización se presentaba para hacer negocio al margen de 'El Todopoderoso', él ordenaba matar a sus integrantes uno por uno", añadió el coronel Pinilla.
Fuentes de inteligencia antinarcóticos en el Trapecio Amazónico dijeron que un kilo de cocaína en la parte peruana puede llegar a US$ 1.500. Pero esa misma cantidad en Manaos, Brasil, supera los US$ 10 mil el kilo. Las mafias de la triple frontera, de acuerdo con estimados de las fuentes antidrogas, despacharían a Brasil por lo menos 80 toneladas al año de cocaína. Estas cifras ofrecen una idea sobre la dimensión de la organización de los hermanos Ardela.
"Ahora que 'Chocolate' ha reemplazado a su hermano Jair, el miedo ha retornado a esta zona", añadió el coronel de la Policía colombiana: "Jair no ha querido perder el dominio del Trapecio Amazónico porque es una ruta clave para el narcotráfico. Es la puerta de entrada a la ciudad de Manaos, Brasil, donde se negocia la droga que se produce en territorio peruano".
La Policía antidrogas de Santa Rosa no puede hacer mucho contra las mafias peruanas, colombianas y brasileñas que operan en el Trapecio Amazónico. En lo que va del año, los agentes no han conseguido incautar un solo gramo de las 80 toneladas de cocaína que en promedio sacan los narcos hacia Manaos. Ni un solo gramo. Esas 80 toneladas vendidas en Manaos representarían la friolera de US$ 800 millones anuales.
La base policial de Santa Rosa consta de solamente 15 hombres y una solitaria lancha para perseguir a los narcotraficantes que suelen desplazarse en embarcaciones mucho más rápidas. Para operar efectivamente con la lancha, la Policía necesita al día por lo menos 80 galones de combustible. Pero solo les dan 12 galones, con lo que no pueden actuar más de una hora.
El jefe de la División Antidrogas de Iquitos, coronel PNP Jorge Angulo Tejada, en cuya jurisdicción se encuentra la base de Santa Rosa, confirmó las estrecheces de los agentes antinarcóticos para combatir a las mafias del Trapecio Amazónico.
"Si queremos tener resultados efectivos es necesario instalar una Base Antidrogas en Santa Rosa, con helipuerto, con una dotación de 20 lanchas, con 200 hombres y logística para operar las 24 horas. De lo contrario, muy pronto el Trapecio Amazónico será el nuevo Vrae (valle de los ríos Apurímac y Ene) del Perú", afirmó descarnadamente el coronel Jorge Angulo. "Mientras tanto, poco o nada se podrá hacer con las mafias de esa zona", añadió.
Será por eso que la Policía antinarcóticos, por la carencia de logística, se limita a los bares de Santa Rosa donde beben licor narcotraficantes brasileños, colombianos y peruanos, dedicados a cerrar el próximo despacho de cocaína pura.

fuente: http://www.larepublica.pe/18-12-2011/solo-12-policias-combaten-narcotraficantes-del-trapecio-amazonico
 
Copyright © 2014 AMAZONAS BLOG Share on Blogger Template Free Download.